ACUDE ha interpuesto una denuncia, ante la Dirección General del Medio Natural, de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, contra un coto intensivo de caza situado en la localidad de Barinas, en Abanilla, por presunto incumplimiento de la Ley de Caza y Pesca Fluvial de la Región de Murcia. Un coto intensivo de caza es un terreno cinegético donde se puede cazar todo el año, explotando mercantilmente la caza con ánimo de lucro, al contrario de los cotos privados de caza que están sometidos a mayores restricciones.

En el acotado denunciado ACUDE ha detectado una señalización no conforme con la normativa, tanto por la existencia de tablillas con un número de matrícula que se corresponde con otro de Jumilla como por no contar con suficientes señales de primer orden en su perímetro, muy necesarias para identificar numéricamente el terreno, de forma que cualquier persona o autoridad pueda reconocerlo, lo que puede suponer un incumplimiento de la normativa de caza.

Por otra parte, en ese acotado pueden existir terrenos no cinegéticos, denominados “libres”, en los que se puede estar cazando con total impunidad aunque por Ley está terminantemente prohibida la actividad cinegética, y que se encuentran sin señalizar, lo que es obligatorio, con el consiguiente peligro que para las personas supone estar realizando trabajos agrícolas en esas propiedades, al no tener por ello los clientes del coto forma de saber dónde pueden o no cazar. ACUDE también expone en su denuncia que se han producido varios incidentes en los que incluso se ha puesto en peligro la integridad de propietarios de alguna de las mencionas parcelas por haber sido efectuados disparos próximos, por clientes del coto desconocidos, mientras practicaban trabajos agrícolas. Resulta paradógico que casi ningún propietario de la zona afectada dio autorización para incluir sus fincas en el terreno cinegético lo que podría suponer otra irregularidad que contradice lo establecido en la mencionada Ley de Caza.

En ese coto la red de custodia del territorio de ACUDE cuenta con más de cuarenta parcelas asociadas mediante convenio no sus propietarios, resultando incompatible el aprovechamiento intensivo de la caza con la conservación de la biodiversidad. Entre las medidas preventivas tomadas por esta organización destaca haber solicitado a la Consejería competente, a través de los propietarios, la segregación del coto intensivo de todas las fincas incluidas en la red de custodia del territorio, para que se conviertan en terrenos “libres” correctamente delimitados y que no se pueda cazar, lo que supondrá un gran beneficio para la biodiversidad del entorno y evitará riesgos a los propietarios de las fincas cuando las visitan o están realizando las tareas del campo.

Igualmente, ACUDE en su denuncia ha solicitado a la Administración competente, que se suspenda la resolución administrativa declarativa del acotado, así como de las autorizaciones o permisos concedidos para el mismo, así el coto intensivo quedaría anulado y supondría un gran beneficio para el medio en la zona afectada. Asimismo, la organización ecologista ha solicitado que se depuren las correspondientes responsabilidades y se impongan, en caso de que proceda según Ley, las sanciones oportunas.

Vista parcial del coto intensivo de caza denunciado

Esta tablilla de primer orden corresponde a un coto intensivo de Jumilla

Detalle de la tablilla

 

En el coto se encuentran terrenos no cinegéticos (“libres”) en los que se caza ilegalmente con total impunidad

Tablilla sin placa de matrícula

Tablilla con el mismo número de matrícula que un coto privado colindante

Tablilla con la misma matrícula que el coto intensivo de caza

Tablilla de segundo orden. Al fondo las primeras casas del pueblo.

Cultivos en el interior de la zona señalizada como de caza intensiva