La familia Parra-Arcas de Fontanares firma de un convenio de custodia del territorio con ACUDE.

La finca Cortijo los Carros, de unas cuatro hectáreas de extensión, se ha asociado a la red de custodia del territorio de ACUDE.

Esta finca está situada en la Diputación de Fontanares, cerca de la localidad de La Parroquia, en las estribaciones de la Sierra de la Torrecilla, territorio que posee elevados valores ambientales destacando las poblaciones de tortuga mora (Testudo graeca graeca), por su singularidad, y la calidad paisajística del entorno. La parcela alterna cultivos de secano con laderas cubiertas de matorrales de enebro (Juniperus oxycedrus) y lentisco (Pistacia lentiscus), entre otras muchas especies.

A pesar su importancia ambiental, esa zona está paulatinamente siendo invadida por las macrogranjas porcinas, que constituyen en la actualidad el mayor problema para sus habitantes y el medio ambiente.

Mucho se habla últimamente del perjuicio social y ambiental que supone para España la despoblación del medio rural (la España vaciada). Sin embargo, en el municipio de Lorca, entre otros, tanto las empresas del porcino como las autoridades autonómicas y municipales están aplicando un modelo de desarrollo que hipoteca el futuro de muchas diputaciones y pedanías, consistente en autorizar o conceder licencias, incluso sin que esté garantizado el suministro de agua, para la construcción de macrogranjas porcinas que acarrean serios problemas de salud pública a la ciudadanía que habita su entorno.

La mentalidad cortoplacista de las autoridades, y ciertos intereses económicos unidos a la acción de “conseguidores” profesionales, les impide entender que ese tipo de criaderos intensivos de cerdos limitan el desarrollo sostenible, impidiendo la aplicación de un modelo turístico y de repoblación que sí beneficiaría verdaderamente al territorio y garantizaría el futuro de sus habitantes.

Hay que tener en cuenta que no existe normativa que establezca una distancia mínima a viviendas o cortijos, por lo que a cualquier propietario pueden instalarle una macrogranja porcina en las proximidades de su vivienda o finca, con la elevada pérdida de calidad de vida y la consiguiente devaluación de la propiedad.

La familia Parra-Arcas lleva mucho tiempo luchando contra los intentos de poner en funcionamiento una macrogranja en las proximidades de su vivienda, demostrando una enorme valentía y fortaleza al soportar presiones, algunas poco ortodoxas, por haber tomado partido contra la macrogranja. En este caso, las instalaciones no disponen de abastecimiento de agua, por lo que desde aquí pedimos a las autoridades que no autoricen bajo ningún concepto su puesta en funcionamiento.

Animamos a la ciudadanía a rebelarse, al igual que ha hecho la familia Parra-Arcas, contra esas políticas municipales y autonómicas de llenar el territorio de instalaciones porcinas sin tener en cuenta los graves perjuicios por contaminación, plagas y merma de la calidad de vida que acarrean.

Agradecemos a los propietarios de la finca Cortijo los Carros la confianza depositada en ACUDE.

 

Finca Cortijo los Carros tras las recientes lluvias

Otra vista del Cortijo los Carros

Desde la terraza del cortijo

 

Firma del convenio por Pilar Sánchez, presidenta de ACUDE.

Turno de los propietarios Feli Arcas y Paco Parra

Un buen fuego acompañó el acto de la firma

En la firma también estuvieron presentes Marielia García y Luis Montiel, de Zarcilla de Ramos, que ejercen de embajadores de ACUDE en esos territorios.

El castillo de Xiquena, muy cerca de la frontera con Almería, desde el cortijo.

El castillo de Xiquena tirando de zoom

 

Brindando por el convenio con vino ecológico elaborado en la propiedad

Tras la firma el aperitivo

De izquierda a derecha: Marielia García, Juan Luis Castanedo, Salvador Parra, Luis Montiel, Paco Parra y Feli Arcas.

Paco y Luis

Señalización preparada. Al fondo la macrogranja de cerdos.

Tras el aperitivo a trabajar colocando carteles

La macrogranja desde el cortijo