ACUDE presentó alegaciones contra la construcción de una granja porcina en la Diputación de Doña Inés (Lorca) promovida por Explotaciones El Francés, S.L.

Las alegaciones, que se presentaron ante el Servicio de Actividades y Obras Sección de Licencias de Actividad y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Lorca, se han dirigido contra el proyecto de explotación de ganado porcino de cebo para 749 plazas de reproductores y la producción de lechones en la Diputación de Dña. Inés, concretamente en el Paraje Cañada Gonzalo.

La finca donde se pretende construir es colindante con otras integradas en la red de custodia del territorio de nuestra organización, por lo que el impacto negativo sobre los valores del medio natural y rural podrían ser muy elevados. Igualmente, los efectos que se pueden producir sobre la población de Doña Inés, que está tan solo a 1.800 m. del lugar, serán muy negativos por lo que con la construcción de más granjas intensivas se puede hacer totalmente inviable la vida en la localidad y su entorno.

Curiosamente, la licencia solicitada para este proyecto es para 749 cabezas de madres lo cual lo sitúa en el límite para que sea necesaria la incoación de los procedimientos de Evaluación Ambiental que está establecido en 750 cabezas, por lo que por un solo ejemplar se evitaría la aplicación de la normativa ambiental.

Las limitaciones en el número de cerdos, faltando tan solo una cabeza de ganado para su aplicación, constituye una actuación al menos extraña, que podría ser propia de una pillería inadmisible en un estado de derecho.

En ocasiones algunos proyectos se diseñan para un número de cabezas de ganado dentro del límite máximo permitido para así conseguir su puesta en funcionamiento y, posteriormente, proceder a la ampliación, consiguiendo tener una explotación superior sin tener que acreditar el cumplimiento de las exigencias medioambientales, que resultan ser mucho más rigurosas en la medida en que el número de cabezas de animales es mayor. 

Una granja intensiva de cerdos constituye una actividad ganadera de carácter industrial,  con unos impactos sobre el medio ambiente y los habitantes que superan claramente los de las actividades ganaderas tradicionales en las que puede tener sentido que, por los reducidos y limitados efectos que producen, no sea necesaria la incoación de los procedimientos de Evaluación Ambiental.

La reciente Ordenanza aprobada por el Ayuntamiento de Lorca, una adaptación a la normativa europea que, entre otras cosas, amplia la distancia mínima de las explotaciones a los núcleos urbanos y que provocó el asalto al Pleno por ganaderos y simpatizantes, resulta claramente insuficiente, ya que habría que legislar igualmente la distancia mínima de granjas intensivas a viviendas aisladas y cortijadas.

A pesar de ello, la carga ganadera en el término municipal está ya saturada, por lo que procede abrir un debate real y social que permita a la ciudadanía de Lorca en su conjunto decidir si quieren seguir por ese camino o consideran que ya hay excesivas explotaciones porcinas industriales en el municipio. El bienestar y la calidad de vida de miles de lorquinos están actualmente condicionados por el interés económico y especulador de unas cuantas empresas. Por otra parte un gran porcentaje de la población del término, especialmente el las Pedanías Altas vive en viviendas o pequeños núcleos de población diseminados que actualmente están totalmente desprotegidos ante la avalancha de explotaciones porcinas que se están produciendo.

ACUDE en sus alegaciones ha solicitado que se dicte una resolución desfavorable para este proyecto, por los impactos negativos que se producirán tanto al medio ambiente como a la población de Doña Inés, realizando un nuevo trámite de información pública y consultas  y que se inste al promotor a que redacte una nueva versión del estudio de impacto ambiental que analice adecuadamente los impactos totales del proyecto.

Para esta organización, la situación actual del municipio de Lorca exigiría aprobar una moratoria durante un razonable plazo de tiempo con suspensión de las licencias para la creación o ampliación de granjas porcinas intensivas.

En otro orden de cosas, ACUDE solicitó el pasado mes de mayo al Ayuntamiento tener acceso al Expediente de una solicitud de licencia  para una explotación avícola de engorde de 55.000 plazas de pollos “broilers”, en la pedanía de Zarcilla de Ramos, en un entorno donde esta organización cuenta con varias fincas asociadas a su red de custodia del territorio, que podría llegar a suponer un impacto visual y ambiental negativo para el entorno ya que se ubicaría cerca del Río Turrilla. Hasta la fecha el Ayuntmiento no nos ha dado respuesta.

Las Pedanías Altas de Lorca sufren las consecuencias de una nefasta política de desarrollismo ganadero que está hipotecando el futuro turístico y ambiental de ese privilegiado territorio.

 

El entorno, donde se practica la agricultura ecológica, tiene una elevada calidad paisajística.

Ambiente estepario en los alrededores de Doña Inés

Entorno que se puede ver afectado por esos proyectos de granjas porcinas

 

Recientemente un movimiento ciudadano ha pedido la protección de El Tornajo por sus elevados valores naturales